Un Drácula con tacones

24 febrero 2009

 

Dejáte de joder y no te hagás la loca
Andá a enjuagarte bien la boca
Me diste un beso y casi me matás
de la baranda a leche que largás.
No te hagás la nena de mamá
Porque ese olor a leche que sale de tu boca,
 la vaca no lo da.

 Me sucedieron varias cosas que pueden calificarse de increíbles. Una de ellas, buscando laburo.

Entrevista muy formal. Varios llamados chequeando onda e insistiendo. Una oferta laboral jugosa y prometedora. Pocos datos acerca del puesto a cubrir. Me dirijo intrigadísima. Uso mi buen gusto para la selección, pero lejos del fashion victim. Sobre todo, lejos del kitten.

 Avenida del Libertador. Me reciben señoritas y señores con visible seriedad. Me pregunto de qué cornos se trata, mi CV es bien pobre. Me las veo negras, más que mi rímmel. Me maldigo. Veo mi nombre en Policiales. Imagino por dónde escapar y recuerdo que soy buena tackleando. Jesús, Alá, Buda, los amo a todos.

-Escuchaste hablar de videochat?

-(Ah, no, me muero lpmqlrmp) Supongo.

-Mirá, lo importante es que sos simpática, tenés buena ortografía y se puede hablar bien con vos. Es divertido, sólo tenés que hacer lo que te piden y hasta donde vos quieras. Podés ganar unos €10 por hora si sos buena. Conectáte una camarita en tu casa. Producíte, ponete linda. Tenés que atraerlos y hacer que paguen por verte, mejor por hablarte, aprendé a manejarlos. No emitas despeinada, con ojeras, fijate que lo que mostrás de tu casa no sea un desastre. Hacéte amiga. Recordá detalles, sus gustos, anotáte todo.

Así empecé a conocer a enfermos que se calientan con sus hijas, con sus madres, hermanas, que me pedían que me toque mientras se garchaban a sus perros. Como mínimo. Hijos de puta. Qué estado hay que tener para laburar de esto.

También conocí a dos flaquitos hermosos a los que les encanta armar bombas (chicos malos rocks, los chicos malos nos gustan a todas). No sé si yo debería ser el nexo entre las dos pasiones que el Apocalipsis há puesto en mi camino. Pero el problema es que yo siempre me sentí poca cosa, chivo expiatorio, oveja negra. Soy eso que le dicen a los asesinos, personalidad antisocial. Y viste que los loquitos siempre saltan mal? Se equivocan grosso, los locos.

Me persigue un pedófilo, consiguió el teléfono de casa, me mostró y contó cosas inmundas, y, oh mierda, yo que tengo dos hijos. Las inmundicias que argumenta no me dejan dormir. Ahora soy una psycho daydreamer

Anuncios

One Response to “Un Drácula con tacones”

  1. Lola Says:

    Realmente que quedé con la boca abierta!
    No sabía que había cosas así y mucho menos que ofrecieran esos trabajos tan abiertamente…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: