Tú me estás dando mala vida (Yo pronto me voy a escapar…)

17 febrero 2009

Tú tienes doble vida

No puedes engañarme,

Tú comes en dos mesas,

duermes en dos camas,

por miedo a mirarme.

Tú tienes doble vida,

y somos tan perversos

Porque sabiéndolo todo

seguimos así.

También pensaba que Si te vas, seré feliz y no te veré más uoh-oh; pero sobre todo, qué pena, porque qué atinada, más atinada que nunca Basura, miro en tu mente y veo basura, que se refleja en tu piel, tan oscura y en tu corazón. Ternura de la que nunca diste a mi amor, cuando yo quise apagar tu dolor te fuiste de mi… Y ahora miro en tus ojos y ansío la hora de que en el cielo aparezca la aurora y ya no estés más…

Pensé que iba a aguantar más. No sabés lo que me duele que el corazón, solito, me ande cantando estas cosas.

Cuando te conocí me quise enamorar de vos. Pero más me enamoró el trabajo que me dio enamorarte (descubrí mi vocación). Huías, venías siempre a mí porque te daba todo, una cachorra de Geisha. Garpaba mucho más que tu pasado mediocre con esa villera a la que te costaba tanto olvidar. Sin embargo, mientras te servía estabas ausente, perdido o dormido, cuando no pensando en tu tilinga. Pacientemente creí en tu amor, como que un día llegaría.

No sabés dejar de mentir, qué increíble, y yo que escupo la verdad hasta por los ojos, siempre fui incapaz de mentirte. No sé con cuántas me cagaste, a lo mejor es cierto que sólo fue con tu sucia, pero tu mirada siempre se quiere escapar con todas. Por Dios, ya no me importa, una historia de cuarta, esta.

Qué duro es verte reflejado en la mirada, en el pensamiento de la persona que querés, la que a esta altura es inconcebible tener lejos.  Hace poco tuvimos una fiesta familiar. Linda, pero con indeseables, lo sospechaba. Cuando supe que iríamos, me dije que esta era la nuestra, como cuando éramos solteros y fuimos al casamiento de Fer, que mi amor por vos me desbordaba y bailamos llenos de sexo, y no había vergüenza sino mucha envidia en los que nos miraban. Esa vez nos tuvimos que ir rápido, y desde entonces estaba esperando esta oportunidad, como si se pudiera. Mariscos podridos, langostas muertas.

Nunca te dije que nuestras canciones eran las de Rodrigo. Que a mí me gusta el rock industrial, pero escucho esa de “para matarnos en un cuarto de hotel” y me estremezco, vuelvo a tener 16 años. Y estaba esperando ese momento de la fiesta que chorrea grasa y alegría para reconquistarte, para que te acuerdes de lo que soy capaz, para lucirme y que te envidien, que recuerdes porqué me elegiste. Pero, justo cuando me reía, maldita que soy, de que no se puede ser más negra, ni menos femenina, justo cuando te iba a contar chistes cómplices y confesarte que no me imaginaba que pudiera existir un personaje semejante, ví tus ojitos. Te la querías coger hasta que vomite tu leche. Y yo que me creía Luli Salazar a su lado…  Entonces, pienso… este es mi hombre, justo ESTE. A vos te amo como si fueras mi dios, aunque soy mala, yo no te traiciono, perrito fiel… y vos, calculando el momento en que ese movimiento inmundo de reggaeton le desvistiera un cachete oscuro y agrio. Después, ¿tendríamos sexo mientras vos pensabas en esa imagen? ¿Qué hago con mi amor propio, dónde me lo meto, yo que me iba a burlar de ella? ¿Yo me creía más que ella? Estúpida, tomá, sos mucho menos, forra, cara de ojete fifí, tu marido ni recuerda que estás acá. Me lo merecía; ok, destino.

Qué crueles son tus hechos. Nunca decís nada. A mí no. Cuando laburaba fuera me decías que te sentías abandonado, que por eso encontraba todos los días 5 números de teléfono distintos, mensajes de texto, llamadas a escondidas, forras que me querían arruinar las noches reclamando tu paternidad, hasta guardias en la puerta del depto. Qué infierno, boludo, y nunca me agradeciste los huevos que le puse. Te creí que algunas podían ser jugadas sucias de “enemigos” de tu laburo. Yo soy tan justa, siempre inocente hasta que se demuestre lo contrario, y vos me decías, seguíme a ver si me enganchás en alguna, y yo ni en pedo, dejame esa última chance de sentirme digna.

Empecé a laburar desde casa, y “descubriste” que chateaba. Era un laburo que no me enorgullecía y no te lo quería contar. Enseguida te sirvió de excusa para armarte historias con otras, porque total yo lo hacía, y vos sí que no, siempre culpable por las dudas, si lo estás haciendo por algo será. Una lista siempre creciente de nombres que no sabés quiénes son. Armaste escándalos en la calle, y hasta me pegaste para que te diga quién es pollito.df@hotmail.com. Yo qué sé, dale, yo te quiero a vos. Todo lo que nunca me dijiste se lo decís a las demás. Jamás reparás en lo que hago, total me vas a garchar aunque lleve el look de Bochini, piernas incluídas. Palabras de amor mentirosas, pero necesarias. Promesas. Mirar el color de mis ojos. Los míos nunca. No te das cuenta que me matás así.

Acepté que intercambies teléfonos a veces. Que llames a los 0 600. Pasé los límites del patetismo. Te dije mil veces, dale, hagamos los dos la nuestra fuera de casa, pero sigamos juntos, está todo bien, si tuvimos pocas experiencias, es justo. Hagámoslo legal. Pero no. Te gusta atormentarme. Que te grite y sea una bruja para que esté justificado tu comportamiento. Qué maestría para sacar lo peor de mí, que todavía tengo tanto bueno para dar, te lo juro. Es difícil sospecharlo, pero sí. Nunca te hubiera dejado caer, como vos me dejaste caer a mí, convertirme cada vez más en algo espantoso. De tanto hacerme la boluda me salieron hemorroides en los ojos. Por favor, dignidad, integridad para los dos.

Mi seguridad resiste menos que una hojita en el viento. Necesito reconfirmaciones siempre. Y vos que lo que me confirmás, es que no existo. Fuck, vos tampoco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: